MI LÍMITE ES…

Por Marcos Domínguez (*)

Mí límite son los que dicen “mi límite es”. Y no siempre son los progresistas. Algunos “peronistas de Perón” son más insoportables, envenenadores y quisquillosos que los que componen ese espectro fantasmal denominados “los troskos”. Otros, con la ética de verdaderos soldados, buscan lo mejor para el movimiento diciendo lo que hay que decir y en los términos en los que hay que decirlo, se coincida o no con los planteos, nadie puede andarle pidiendo certificados de lealtad a los leales.

En el frente opositor tenemos a los que se fueron en 2011, a los que le pedían autocrítica al gobierno anterior y por suerte también la hicieron ellos, a los que votaron a Carrió o a Moreau en vez de a Kirchner, los que votaron a Vilma Ripoll en vez de a Cristina, los que votaron a Sabatella en vez de a Kirchner, los que votaron a Del Caño o en blanco en vez de a Scioli. Algún alfonsinista que boludeba en Twitter y se reía de la muerte de Néstor para aparecer en TN, que por suerte maduró (como dice Grabois). Ok, están. Pero se sabe que no tienen razón. Nunca la tuvieron. Su plataforma ideológica desemboca necesariamente en el vanguardismo. En el porteñocentrismo alejado de la ideosincracia de nuestro pueblo. Los hechos lo han probado. Solo que hoy tener razón no tiene la menor importancia. Ya habrá tiempo para los debates al interior del frente nacional. No es ahora. El punto es que no se puede discutir nada si antes no hacemos piso. Si no detenemos la caída.

Esto puede ser difícil de comprender, pero el microclima polítizado no tiene nada que ver con lo que le pasa al pueblo. El pueblo esta atento a lo esencial. Por eso se da cuenta de que le mintieron. Y está enojado, también con quienes reclamaban esa falta de clamor popular para que Macri no gane en 2017. Macri ganó. Hay que acercar posiciones con ese pueblo, y no radicalizar diferencias. Por eso, si decis que tú límite es tal o cual, en este momento, es porque todavía no usaste el descubierto del cajero, o porque compras en el mismo Jumbo que Bregman o Lipovetzky.

*El autor es Licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s