¿FALTA MUCHO PARA VOTAR?

Por Marcos Domínguez (*)

Probablemente haya exceso de voluntarismo en estas líneas. Tiene que llegar rápido octubre. Para algunos de nosotros el tiempo pasa más lento que para otros. La leche está 60 pesos. Viajar es un lujo. Pagar el alquiler es casi imposible. 9 de cada 10 conversaciones cotidianas tienen que ver con el malestar en el trabajo, la falta de el o el miedo a perderlo. Ya no es novedad para nadie que hay lugares donde se reactualiza la fuga de cerebros argentinos del 2001. Jóvenes talentosos formados acá que se van del país. Suicidios de jubilados agobiados. Otra vez.

La histeria colectiva instalada en el tejido social es casi inmanejable. Los medios de comunicación la alimentan minuto a minuto. Las demandas (generalmente inorgánicas, con tono de indignación resignada) desbordan a todos los militantes: sindicales, políticos, que en su enorme mayoría saben que es mejor equivocarse colectivamente que tener razón solos. Y esa es quizás la resistencia más importante contra el vaciamento espiritual y moral (porque es un error grave pensar solo en lo económico) en el que el macrismo trabaja.

Sin embargo, y como ya lo venimos advirtiendo en este blog ( por ej aquí, y fundamentalmente aquí) La política (que también es su base militante y no solo los acuerdos en la mesa de rosca) debe adelantarse. Hay que salir de la tortura de la incertidumbre y del campeonato de caracterizaciones sobre lo ya caracterizado. Se han agotado los análisis -por endebles y apresurados- que vagabundeaban en las descripciones extremas: tanto los que ubicaban a Cambiemos como el PC Chino (nueva derecha democrática), como también aquellos que no vieron venir el gancho al hígado de las elecciones de 2017; quizás tampoco el de 2015.

Habitar el consignismo debiera quedar, a esta altura de las cosas, para quienes llegan a fin de mes con todos los gobiernos, de un lado y del otro de la grieta. Por eso hay que PARTICIPAR, en cualquier espacio político o sindical. Hay que romper la tortura de la incertidumbre de los tiempos políticos. Porque esa es la manera de enfocarse en generar procesos, y alejarse de la tentación egoísta de ocupar espacios.

La potencia del cara a cara, la potencia de escuchar, de abandonar el proselitismo y reemplazarlo por la persuasión. Esas son las enormes herramientas que todo militante lleva en su mochila, útiles para dialogar con la franja indecisa y para desarmar el sentido común cambiemita que le contaminó la psiquis y el corazón de odio a tantos argentinos. Hay mucha gente con más ganas de ser escuchada que señalada y retada. Para eso es fundamental la virtud de la humildad, sólo con humildad y templanza se puede liberar al compatriota de la carga de odio que lo nubla.

Y es cierto que no hay candidato/a oficial todavía. Pero eso no es una excusa valida. Porque Cambiemos ya está en campaña, en la misma situación, incluso militando está aberración de proyecto político.

Lo concreto de todo este desastre es que los cambiemitas son disciplinados enemigos de la política que hacen política con margen. Pero ese margen depende del combustible de un blindaje mediático y judicial que, estimamos, comenzará a acelerar su merma en los próximos días por el efecto “despegue”, un arte perfeccionado en décadas por el Grupo Clarín.

Queda claro que hay debates pendientes al interior del espacio nacional, que hay muchos/as que no están dispuestos a seguir licuando la identidad política para habitar el ecosistema light de la socialdemocracia. Pero ese debate no es ahora. Prioridades son prioridades. Y la prioridad hoy es poner las energías en detener la caída. “Hacer piso” para volver a tener lo esencial: un plato de comida arriba de la mesa. Eso es lo que quieren la mayoría de nuestros compatriotas.

Y es cierto que no hay candidato/a oficial todavía. Pero eso no es una excusa valida. Porque Marcos Peña y cambiemos ya están en campaña, en la misma situación de indefinición, y están decididos a seguir militando está aberración que nos está arruinando la vida.

*El autor es Licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s