Pruebas

Por Marcos Domínguez (*)

“Se cuestiona que soy un juez militante por ir a las marchas del 24 de marzo, o por ayudar a ex combatientes de Malvinas. La verdad no lo entiendo. Pero no se cuestiona a jueces que van a la embajada de EEUU o Israel a recibir instrucción.” Un juez que viene trabajando tan bien una causa tan difícil merece mucho respeto, no aplausos, ni fervor militante. Partiendo de esto, quisiera expresar que lo de hoy en la Comisión de libertad de expresión de diputados fue histórico.

Mientras escuchaba al juez, pensaba en la cantidad de pavadas que discutimos a diario. Las guerras de opinión hiperpolarizadas, en las que nos empachamos de esa enorme vocación por dejar constancia escrita de la propia desorientación cultural que tenemos. Y hablo de mí burbuja algoritmica, que forma parte del sector politizado indignado: con el peronismo, con la politica, con el pañuelo, con el no pañuelo, con el paro, con el no paro, con CFK, con todo lo que de y no de sombra. Y el agotamiento mental después de tanto oprobio justifica en parte lo anterior. Si.

Me acordaba de los escribas que andan con el manual de Napoleón todo el tiempo. De que quienes son los primeros en señalar errores, también son los primeros en huir por la tangente ante la adversidad para, acto seguido y con finos pasos de ballet, arreglar su kiosco y parasitar en la política diciendo con quién si o con quien no hay que estar.

Lo cierto es que a ninguno se le (nos) ocurrió pensar que practticamente ninguno de los análisis que dispensamos y consumimos rosan el tema fundamental que nos aqueja como sociedad: la guerra psicólogica (guerra de nueva generación) a la que el inmenso aparato corporativo antinacional nos somete como pueblo.

“Desde que encontramos este enorme archivo documental quisieron afectar la investigación” y “Operaban en coordinación con el Gobierno de EE.UU”, destacó entre otras cosas, el Dr. Ramos Padilla en el Congreso y corrió el velo del asqueroso puterío al que asistimos a diario, casi resignados. Fundamentó con pruebas todo eso que muchos murmuramos por lo bajo, todo lo que discusión política ha perdido en manos del sistema con la superficialidad de su fotoperiodismo para redes, consignas altivas y frases cliché.

Trabajando en absoluta soledad contra todo el aparato de poderes oscuros e intereses inconfesables que nos esquilman el alma a todos los argentinos (a los que lo identifican y a los que no), un juez federal mostró, frente a diputados y diputadas atónitos:

📌Pruebas sobre la injerencia casi total de los servicios extranjeros y embajadas sobre las decisiones políticas locales.
📌Pruebas de operaciones de espionaje a empresarios argentinos para que vendan sus empresas a capitales foráneos.
📌Pruebas de la guerra de acción psicológica contra la ciudadanía argentina.
📌Pruebas de la sincronicidad político- mediática -judicial para perseguir y hostigar personas a través de organizaciones paraestatales.
📌Pruebas que ningún representante del oficialismo pudo escuchar porque no se presentaron en el recinto.

Como nota de color, me imaginé a algún burócrata cagón, o a algún loro de esos que todo lo problematizan pero nada entienden, mirándolo por YouTube (porque todo el resto de las redes estaban CAIDAS) diciendo desde atrás de la pantalla algo así como 👉”Quizás Ramos Padilla tendría que bajar un poco el tono tan ‘confrontativo’. No sé si conviene que diga tantas verdades. Digo…por ahí si dice que Moreno y de Vido son corruptos sirve más electoralmente ¿entienden? O que pida una autocrítica a CFK, o que diga que a Nisman lo mato D’Elía con una cuchara…. o no se…Algo #DigoDeProntoMeParece.”

Argentina hoy está en un nivel de indefension cultural fenomenal. Donde cualquier operación que ingresa al tejido social del país prende. Por eso lo de hoy fue un verdadero acto patriota que consistió en desentrañar el más grande combo de Fake NEWS de la historia Argentina. Y recién empieza. Porque más tarde o más temprano buena parte de esa runfla va a pagar.

Menos mal que queda gente con coraje en este país. Menos mal…

Aplausos de pie para usted, Dr Ramos Padilla.

*El autor es Licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s