El arte de envenenar: la concentración mediática en la dictadura de la novedad

“La existencia de un debate político aunque sea artificial, es necesaria para el funcionamiento armonioso de los medios de comunicación, quizá incluso para la existencia en el seno de la población de una sensación por lo menos formal de democracia.”

Michelle Houellebecq – “Sumisión” (Fragmento)

Es cierto que se está discutiendo un contrato de tv como si fuese una reforma constitucional. Pero algo debe pasar con esto de Navarro ¿no?. Y hay que decir que ese “algo” es menos indeterminado que  nuevo, porque responde a la misma lógica que le otorgó sentido contrahegemónico al kirchnerismo como fenómeno: la lucha contra la concentración mediática.

Hoy vemos como una fuerza política que encarna electoralmente al 35% de la población posee el 99% de las pantallas de tv en la Argentina, por medio de las cuales (también) opera para dividir al resto.

El hecho es que 4 millones de personas por día van a dejar de informarse acerca de ilegalidades de este gobierno, y en ese hueco abundara -de la mano de María Julia Oliván- el cocktail de misiles contra el peronismo al que nos tiene acostumbrados el aparato clarinista.

Vamos hacia un nivel de concentración mediática nunca visto en la historia de Latinoamérica. Dado esto, diremos que la mentada posverdad (de la que se habló aquí), guarda parentezco conceptual directo con el noventista “fin de la historia” teorizado por Francis Fukuyama; en el fondo se trata de dos consecuencias de esa pornográfica aglomeración creciente de bocas de expendio para construir sentido.

En un sentido analítico, el problema del peronismo con el papel de la burguesía industrial de su época, no es menos grave que el problema del kirchnerismo con “su” burguesía mediática. Sin embargo, con rimbomantes (y no tanto) argumentos que pendulan de derecha a izquierda, se sigue subestimando el aparato comunicacional y cultural que performa las conciencias individuales en particular, y la conciencia pública en general. Por eso es que no debe sorprenderenos que la opinión de la o el vecino del -por ej- cuarto cordón del conurbano,”esté en sintonía” con la de Patricia Bullrich en torno a la desaparición de Santiago Maldonado.

Quiero insistir con una idea: hay que tomar conciencia de que hay una parte importante de militantes y adherentes con influencia que, dada su romántica e ingenua percepción sobre la acción política, todavía no toma conciencia de la verdadera importancia de la arena mediática y del necesario abordaje político que debe darse el campo nacional para intervenir en ese espacio de disputa de sentido. Es en este marco en el que aparece como central la inclusión de la dimensión mediática y comunicacional en la formación de “cuadros integrales” propios. A la fecha, son muy pocos los actores políticos que no reculan en chancletas ante la primer “amenaza” de la posverdad: Guillermo Moreno, Crsitina Fernandez de Kirchner y Juan Grabois se destacan entre las pocas excepciones.

Si el romanticismo y la ingenuidad militantes nos invitan a “relativizar” la importancia de los medios, seguiremos siendo hablados por la agenda del adversario, pensando que “hay que dejar de culpar a los medios”. Después de todo, “la mejor artimaña del diablo es hacernos pensar que no existe “.

LA DICTADURA DE LA NOVEDAD

Teniendo en cuenta que el acceso a Internet se ha extendido, y que el total de familias con tv en el país asciende al 97%, se puede decir que la inmensa mayoría de los argentinos convive a diario con toda la fauna mediática (periodistas/vedettes/panelistas, etc) metida en el seno de su hogar vía tv, pc, o celular. A su vez, según estudios del año 2014 de Pew Research Center, la tendencia mundial indica que Facebook es el medio preferido para informarse sobre política y actualidad. Es así como el 61% de los personas de entre 18 a 33 años (“Millenials”) y el 51% de los que tienen entre 34 a 49 años (“Generación X”) , prefiere la red social.

En la dictadura de la novedad ya no se vive “con” la noticia, sino “en” la noticia; hasta el empacho. Es así como sin salir a buscarla, la “novedad” nos estornuda un verdadero pornoshow psicótico organizado por quienes controlan los medios masivos y manipulan los algoritmos de las redes.

El hecho es que la lógica de los medios masivos de comunicación se ha fusionado con la de las redes sociales, amplificando el “mensaje”, y superando en niveles siderales el poder que ese mensaje tenía hace nomás una década. Esto se evidencia en que en la dictadura de la novedad es muy difícil separar noticia de red social, en tanto -como bien señalan Pablo Boczkowski y Eugenia Mitchelstein-, ya no se vive con la red, sino en la red:

“La irrupción y meteórico crecimiento de las redes sociales en la última década, junto con la altísima penetración de los dispositivos móviles, ha llevado a una progresiva e ininterrumpida mediatización de la existencia íntima, privada y colectiva (…) En este proceso de transformación, las redes han dejado de ser objetos para convertirse en entornos, donde estamos con los otros: no usamos las redes sino que vivimos en ellas. Entramos y salimos constante y vertiginosamente de las mismas y allí hacemos todo, desde informarnos sobre la actualidad hasta flirtear o mantener vínculos amistosos, pasando por ver videos graciosos de gatitos y conocer novedades de familiares y contactos. Si bien la brecha digital es significativa en el mundo, cuando las redes de conectividad se establecen y los dispositivos se vuelven accesibles, una vida por fuera de los medios es tal vez imaginable, mas ya no fácilmente realizable.”

Una  lógica influida directamente por lo anterior, es la de la opinión pública, cuya máxima señala que no importa la ´verdad´ de una opinión, sino sus efectos sociales; esto es: una noticia falsa puede producir un efecto social concreto, tales como una marcha de personas susceptibles de ser interpeladas por una falsedad emocionante, mucho más que por una verdad sin importancia.


Este dispositivo comunicacional financiado por el extranjero lleva al galope ligero al ciudadano sobreinformandolo, sofocándolo y obturándole así cualquier posibilidad de procesar lo que consume. EL objetivo de mínima es mantener al usuario “conectado” a la cámara de eco de la red para, a posteriori, lograr el de máxima: sofocarlo dentro de ese pelotero que amplifica el color de su propia voz, manteniéndolo en un compromiso que se vivencia grandilocuente, pero resulta de baja intensidad en la realidad efectiva al estar limitado su alcance a la propia cámara de eco que el algoritmo de la red diseña y “racionaliza”- weberianamente hablando-, a la medida temporal del plan recolonizador en marcha.

 

La mano invisible del mercado comunicacional fomenta la réplica compulsiva de información mediante la cual, sin darnos cuenta, los usuarios realizamos un verdadero culto a la autotortura bajo la falsa impronta de la “novedad”. En efecto, la narcohipnosis mediática se ejecuta vía radiación caótica de información constante, que va sobrecargando la psiquis, desgastándola hasta debilitar la capacidad de jerarquización: no se sabe si “lo importante” es la tercera guerra mundial, el romance de una vedette con un político o futbolista, la entrega del país, o la dieta rápida para llegar bien al verano. El volcán escupe transversalmente., por eso la radiación mediática no es neutra en ningún punto: los grietológos y mercenarios de la opinión están en todas las veredas, para garantizar que los elefantes pasen por detrás, mientras nos someten al reino de su contagioso exceso de diagnóstico que degenera en un predecible pesimismo charlatán . Esto puede verse con claridad en los infinitos programas “de debate” que llegan a millones de argentinos, cuya dinámica general consiste en lo siguiente:

Hemos dicho en este blog el estudio de tv funciona como el parlamento donde la lógica democrática “posverdaderamente” habita. La apuesta es hacia la ridiculización de la política y a su señalamiento permanente como actividad “corrupta”. Mediante esta artimaña, la lógica envilecedora de la operación logra transferir el capital de credibilidad desde los políticos hacia los hombres de los medios. La masa televidente que jamás usaría una remera del Che, ahora dispone de su propio santo: el “fuck you” de Lanata como identidad.

En este sentido, un pensador nacional muy citado en este blog – J.J Hernandez Arregui- ha sido preciso, señalando que “en los países coloniales, donde los órganos de la cultura están prácticamente monopolizados por el capital extranjero, las plazas disponibles configuran una lucha cruel que obliga a la mayoría de  los competidores –periodistas, profesores, escritores– al disimulo judaico de sus opiniones, a la formación de equipos defensivos, a la claudicación de la inteligencia para poder subsistir. El hecho de que en los órganos de la prensa aparezcan nombres que inicialmente militaron en la izquierda ideológica prueba la presión modeladora del imperialismo. Asegurada la inocuidad política del colaborador, al mismo tiempo es utilizado, por ese mismo pasado ideológico, como testimonio de la libertad de pensamiento, uno de los principios teóricos de la filosofía del liberalismo.”

 

Es así como un “simple” programa de tv oficia como paisaje artificial de democracia, como maqueta social de roles y conductas orientados a subordinar la discusión pública al terreno de la nimiedad distractiva.

Si esto que Houllebecq advierte en la cita inicial de este escrito como “sensación por lo menos formal de democracia” es efectivamente así, podríamos decir que nuestros productos mediáticos están habitados por los ingredientes necesarios para proyectar esa artificialidad. La identidad cacerolera post 2003, en sus rasgos emocionales, es propia del enfermo mediático autótctono contemporáneo, cuya sintomatología se expresa principalmente en el regodeo compulsivo en la negatividad, y cuyos efectos culturales,  J. J Hernandez Arregui definió en el marco del imperialismo como “un conjunto orgánico de formas de pensar y de sentir, un mundo-visión extremado y finamente fabricado, que se transforma en actitud ‘normal’ de conceptualización de la realidad, (que) se expresa como una consideración pesimista de la realidad, como un sentimiento generalizado de menorvalía, de FALTA DE SEGURIDAD ANTE LO PROPIO, y en la convicción de que la subordinación del país y su desjerarquización cultural es una predestinación histórica, con su equivalente, la ambigua sensación de la ineptitud congénita del pueblo en que se ha nacido y del que sólo la ayuda extranjera puede redimirlo.” 

En suma, dado el avance sin pausa de la megaconcetración mediática, no vendría mal estar alerta a la manera en la que consumimos y compartimos información, porque más alla de nuestra voluntad, estamos inmersos en la dinámica “fast food” de la noticia, método usurero del “arte del envenenamiento”, probado para convencer a millones de personas en el mundo de que es mejor comer mal, de parado, y (con suerte) con cubiertos de plástico, pero (eso si) rápido. Después de todo, y sin Facebook, Luca Prodan ya susurraba que “nada te ata, a leer la novedad”.

La autopreservacion psíquica es la tarea. 

Un comentario en “El arte de envenenar: la concentración mediática en la dictadura de la novedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s