El arte de gritar: peronismo, socialdemocracia y neofrepasistas

“El poder del peronismo radicó, en definitiva, en su capacidad para dar expresión pública a lo que hasta entonces solo había sido internalizado, vivido como una experiencia privada. Así lo señala Pierre Bourdieu:

Las experiencias privadas pasan nada menos que por un cambio de estado cuando se reconocen a sí mismas en la objetividad pública de un discurso ya constituido, signo objetivo de su derecho a que se hable de ellas y a que se hable públicamente. “Las palabras”, dice Sartre, “hacen estragos cuando encuentran un nombre para lo que hasta entonces ha vivido innominado” 

Daniel James  en “Resistencia e integración: el peronismo y las clases trabajadoras argentinas” (fragmento)

El debate subyacente entre peronismo y socialdemocracia progresista al que se hizo mención en este otro escrito, permanece inalterable por necesidad y su intensidad va in crescendo a días de las PASO porteñas. Sucede que otra vez la liturgia se apodera de los debates de toda la fauna militante de la ciudad-puerto, pero no a través de tarjetas amarillas ni de Spots de campaña que emulan series de Netflix, sino de la obstinación de la campaña “políticamente incorrecta y piantavotos” en la prédica de Guillermo Moreno; hasta hace un mes, “una expresión marginal”.

Parece que el guiso se pone espeso, y la fibra sensible de la porteñidad politizada se canaliza no tanto en encuestas pagas, sino en el boca en boca intramilitancia, el comentario sobre corte de boleta entre compañeros de trabajo, los ataques permanentes de Clarín/La Nación/Infobae, ataque mancomunado con el de escribas progresistas hacia el candidato de Honestidad y Coraje.

Los nervios existen pero tienen que encontrarte militando, diría un politizado Einstein. Sin embargo, a ciertos sectores de nuestro espacio los encuentra utilizando la poco loable receta de utilizar dos productos de la góndola mediática: críticas al Indec + pedido desesperado de desafuero de Menem (aquí un escrito sobre el tema).

Nada lograríamos en reiterar que la justicia ha aprobado ya en segunda instancia la metodología de medición del polémico Indec de Moreno. Menos lograríamos con reiterar que el tema Menem es el árbol que tapa el bosque del plan Cóndor judicial que VIENE POR CRISTINA. ¿Y por qué nada lograríamos?, la respuesta es más obvia que pesimista: porque cuando el peronismo señala el sol, el progresismo mira el dedo.

Evidentemente el despertar matinal con agua fría en la espalda choca con el modus viviendi que acostumbró a la socialdemocracia progresista a la comodidad de la convivencia democrática light con otros partidos/espacios también lights, que molestan al macrismo tanto como un bulldog francés a una pantera.

El peronismo se transforma en hecho maldito cuando empieza nominar, a gritar, porque cala en la fibra sensible a la que la cultura libresca biencomida y bienpensante no puede acceder. Dado esto, un respetado intelectual progresista con más interés en confundir que esclarecer se preguntaba, perdón, afirmaba:

“Guillermo Moreno defiende a Menem. Menem es Macri. Pero peor. Logró muchas más cosas para el capital financiero y para el olvido del terrorismo de Estado. Vaya uno a saber soldado de quién puede ser Moreno.”

Hay varias hipótesis a esgrimir sobre la postura del autor, sobre todo porque expresa un conjunto aunado de falacias repetidas por derecha y por izquierda que intentan mansillar. Ahora bien: claramente es intolerable tomar un té verde o comer una ensalada de palta viendo permanentemente a un hombre de bigotes fachistoides que grita por tv y además es de “dudosa lealtad” según ciertos sectores de nuestro espacio. Grita en Papel Prensa, en la cara de esbirros millonarios que un tal Héctor Magnetto, dueño de la principal empresa mediática del país, financiada a su vez por el pulpo financiero Goldman Sachs, estaba manchado en sangre y que Papel Prensa había sido “negociada” en la sala de tortura. Gritando cuidaba la mesa de los argentinos y advertía a CFK sobre el rol balcanizador de Alberto Fernández, que dió o paso a la mesa de enlace oligárquica en la 125. Gritando que nuestro país tenia soberanía satelital con Arsat. Gritando para cuidar la mesa y el bolsillo de nuestros compatriotas. Gritando que era un soldado del proyecto nacional conducido hoy por Cristina Fernández de Kirchner a escala nacional. Gritando innumerables etcéteras desde la lealtad efectiva, no desde las sugerencias sesudas sobre la lealtad.

Entonces la pregunta no es por quien grita, sino ¿que hacían los que no gritaban además de estar aturdidos por el griton de Moreno?

¿Acaso esos soldados bien parasitaban en el ecosistema del homo academicus y reproducían las discusiones epidérmicas del pasillo universitario?  Es cierto, pelear por defender el plato de comida que la oligarquía (concepto que para ideologistas modernos ha de ser “anacrónico “) le quería encarecer al pueblo, no tiene el mismo encanto que reproducir la endogamia del pasillo universitario donde la palabra sólo ocupa el lugar de la ilustración sin riesgos.

Es que el Neofrepasismo y su cultura del desmarque están bien presentes en el  diagnóstico situacional del progresismo socialdemócrata, mucho más que la inminencia del Plan Cóndor judicial. Por eso se empecinan más en balcanizar el espacio con moralina que en discutir lo que hay que discutir.

Los escribas socialdemócratas debieran, por la salud del frente que todos compartiremos la próxima semana, dejar de querer contribuir al frepasismo chiquito de “los mejores” y dejar de usar a Cristina como escudo de todas sus agachadas discursivas. A su vez, hemos dicho que la vacancia de fiscal acusadora con jurisdicción en la moralina que esconde al verdadera moral nacional ya la usufructa la Sra Carrió ¿Por qué comportarnos como Carrió, entonces?

Hablando de radicales “Si la sociedad se hubiese derechizado, lo que la UCR debe hacer es prepararse para PERDER elecciones” decía el bueno de Raúl Alfonsin, que tal vez nunca imaginó la política como la vocación desmedida por expresar una minoría intensa (otra más de todas las que ya somos) , aspiracional, pura y moralista que reviviese otro Neofrepasismo tardío que abone a una balcanizacion serial, donde una cofradía progresista pasa mates  entre “los mejores del radicalismo” y “los mejores del peronismo”, quizás en “plazas de pueblo”, ahí al solicito, en Parque Centenario, diciendo que la sociedad argentina es estúpida, no comprende el proyecto y criticando al trotskismo por “vanguardismo elitista”.

Si vamos a construir un frente para enfrentar al macrismo porteño –que expresa el ideario de la oligarquía de todos los tiempos– es mejor que lo hagamos sin disfraces, codazos ni agachadas, con los sindicatos y las fuerzas políticas que se sientan interpeladas por el anchisimo espacio nacional-popular.

Desde el peronismo se entiende que no se combate a la oligarquía atacando compañeros por diferencias tácticas. Es algo que el progresismo debiera aprender. Si vamos a declamar lealtades, es mejor que salgamos de la pose groupie, y aprendamos que pegándole a los MILITANTES sólidos, que nunca tuvieron miedo a “los carpetazos”, no hacemos más que contribuir al berenjenal mediático hegemónico que solo quiere a Cristina presa, y a su base, que somos TODOS NOSOTROS (peronistas, progresistas, etc), dividida.

En el corto plazo el que gana conduce, el que pierde acompaña, pero siempre es mejor recordar la premisa fundamental de largo plazo: unidos o dominados.

4 comentarios en “El arte de gritar: peronismo, socialdemocracia y neofrepasistas

  1. Estoy pensando si estos muchachos (frepasistas tardíos) son pasibles de debate. Y me parece muy difícil. Creo además, que Cristina quizás supo leer cambios en la sociedad, que ya se venían dando y que tiene que ver con este nuevo sector no peronista, que sí adhiere al kirchnerismo y que es importante (son votos). Aquí incluiría una buena parte de las 2 CTA. Habría que ver si esto se repite en todo el país, creo que no, pero no lo puedo asegurar Queda el sector vinculado a CGT (los trabajadores formales) y los informales ahora en CTEP. Es también una mezcla rara porque aquí están los “heridos del kirchnerismo”, en el primer intento de Néstor (que volvió atrás) que había visto como el frepaso había juntado sectores que votaban peronismo pero con la nariz tapada. (Menem los galvanizó y el peronismo no estaba aun tan fragmentado por abajo) Y que Cristina retomo con fuerza por ese componente “mayo francés” que tiene. Lo que dispersó a muchos, demasiados. Casi una mitad del peronismo fragmentado. Creo que es central el laburo de conducción política de Cristina pero no veo indicios ni tampoco la forma de que pueda y quiera romper esa “grieta”. Creo que uno que podría hacerlo es Randazzo. Otro Massa (pero ninguno con todos). Me quedo con el primero. Tampoco, por ahora., Cristina., pero aprende rápido, tiene esa poderosa capacidad de adaptación y cambio del peronismo. Por abajo la cosa es juntar a “todo el peronismo”. Por ahora no tenemos muchos dirigentes, uno es Moreno, pero no alcanza, y necesitamos alguien, que mas que soldado, sea un general. O una conducción por ahora coordinada por Cristina. Para lo cual ella debiera quererlo. Creo que deberíamos ir pensando en juntar en una nueva agrupación a los convencidos y a los a convencer, que se vayan convenciendo. No estamos muertos estamos en proceso de mutación, pero por ahora solo estamos para poder ganar. Aunque por poco, una elección. Como dice Abel, el que viva lo verá.

    Le gusta a 1 persona

    • Este es un tema complejisimo pero al que de ninguna manera podemos escaparle: la centralidad de Cristina. En lo personal no tengo dudas de que es la única dirigente del país que tuvo una curva de aprendizaje importantisima a nivel comunicacional, porque pudo ver la nueva reconfiguración del tejido social (y cultural) Argentino sobre el que se configuran las nuevas subjetividades políticas; pienso que la solidez de la doctrina peronista (Moreno es su principal predicador contemporáneo) tiene muchísimo que aportar a esta nueva amalgama frentista que se necesita para derrotar a la oligarquía gobernante. Es decir, en el anchisimo espacio nacional-popular, no contar con el peronismo, sería tan iluso como no ver las nuevas identidades que fueron surgiendo en el largo procesos de disolución nacional post dictadura. Lo que de ningún modo creo que sea sano, es que el peronismo se licue y se vuelva tan “light” que solo pueda aportar fetichismo simbólico al movimiento, que necesita aportes muchísimo más trascendentes en la hora que nos toca vivir. Necesitamos volumen político para ir construyendo densidad, y eso no puede hacerse sin dar los debates que tenemos que dar al interior del espacio. En CABA se expresa ese debate y los debates están para darlos, no para ganarlos. En cuanto a los pataleos frepasistas, pienso que cuando los melones se acomodan y el guiso se pone espeso esos pataleos no prenden, porque la propia elocuencia de la realidad separa lo primario de lo secundario. No obstante, en instancias tácticas de corto plazo como estas, esos pataleos de moralina solo pueden resultar en balcanizacion si los peronistas y todos aquellos que abonamos a la idea de que “solo con los mejores no alcanza” nos quedamos calladitos ante los argumentos de la realpolitik posmoderna consumida y predicada por grandes y chicos. En suma, los peronistas tenemos que debatir sin disfrazarnos de lo que no somos (como si hacen otros sectores), y orgullosamente, tenemos que dar el debate al interior de esta anchisima senda nacional.

      Me gusta

  2. Cuando La Patria esta en peligro el pueblo busca la salvacion en el peronismo. Moreno, un incondicional soldado de Peron, supo ver tempranamente que su tarea era unir a todo el peronisno, sin fisuras ni agachadas, este es el gran aporte que Moreno hace al conjunto del movimiento nacional y popular

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s